¿Porqué NO trabajar gratis? Segundo caso: Porque mi cliente acaba de empezar y no tiene dinero.

Cuando el cliente quiere “meter toda la carne al asador” y no está preparado (al menos no económicamente) es otro de los típicos casos, buscan soluciones económicas:

  • Como el spec work obteniendo cientos de ideas a bajísimo precio por medio de concursos entre creativos. Rebajando el trabajo de todo un gremio y por consecuencia la misma calidad del trabajo.
  • Otros se fían de los sitios de recursos gráficos gratuitos, creyendo que es tan fácil que lo pueden hacer solos, aquí la peor parte se la lleva el cliente, que produciendo material gráfico sin una verdadera estrategia de comunicación los resultados que obtendrá no serán los esperados en ventas, posicionamiento, branding, imagen etc., a corto o largo plazo, sin contar con la gran cantidad de basura gráfica que se produce y no sólo porque “sean diseños feos o bonitos”, si no porque sin un plan, sin un concepto y sin un mensaje, no comunican nada.

Promocionar, publicitar, comunicar o solo tener una presciencia en el mercado (ambiente, gremio, grupo… No importa en dónde ni a quién) Antes de nada debe tener un plan, establecer objetivos claros a corto, mediano y largo plazo, establecer fechas límite y sobre todo definir un presupuesto real y que vaya de acuerdo a sus objetivos… Si el presupuesto no es suficiente, probablemente requiere ajustarse a lo que se puede hacer o quizá confiar en un profesional que lo guíe en esta parte, puede ser ,a la larga, más económico pagando lo justo.
@zitricbox

 

¿Porqué NO trabajar gratis? Primer caso: Trabajo gratis porque soy estudiante.

¿Porqué debería pagar por tu trabajo? Esta pregunta podría confundir a varios, en particular a aquellos que están acostumbrados a ser pagados puntualmente y sin duda alguna. Pero el hecho de no querer ser pagado o de ser remunerado mal y a medias es más común de lo que se piensa, especialmente en las áreas de el diseño y la comunicación y creo honestamente que este fenómeno no es culpa de nadie en particular si no de todos los involucrados. Aqui el primer caso y el mas frecuente:

Primer caso, trabajo gratis porque soy estudiante.

Cuando los diseñadores gráficos, sobre todo siendo aún estudiantes, buscan a toda costa crearse un portafolio de trabajo con proyectos reales y hacen trabajo gratuitamente o a precios bajísimos para “atrapar” al cliente. Esto desde cualquier punto de vista es incorrecto, es cierto que las competencias profesionales son aún poco desarrolladas mientras aún se estudia y se espera pagar menos por menos capacidades, pero esto se puede contrarrestar:

  • Por ejemplo: sería conveniente siempre trabajar en equipo, de este modo las carencias y talentos técnico-creativos se redistribuyen y así los precios no deben ser necesariamente bajos, aunque la ganancia sea menor que al hacerlo solo, la ventaja aquí es que ese proyecto no costará menos de lo que debe costar, pero también la calidad será seguramente mucho mayor que trabajando y sin retroalimentación, convirtiéndose también en una ventaja para el cliente. Otro modo de evitar malbaratar el trabajo es apoyándose o apoyando a un freelance con mayor experiencia, se aprende mucho, se aprende a diseñar, a tratar con el cliente, con los proveedores y ¡Hasta a cobrar!.
  • Si el problema sigue siendo un portafolio de proyectos reales, este también se puede crear como empleado en una empresa, empezar a trabajar aún estando en la escuela es posible y recomendable, lo han hecho tantos que ¡Sí, es posible! Si, si… Primero hay que encontrar trabajo o bien remunerado o justo o… Lo mismo se vive como freelance, pero esa es otra historia.

Es importantísimo aprender a no trabajar con personas que buscan precios bajos a toda costa, malbaratando el trabajo de profesionales, aprender esto es parte de ser un diseñador gráfico serio, esto lo deberían enseñar en la universidad. Y luego ¿Quién dice que no se consigue trabajo con un portafolio escolar?

Espera el segundo caso, lo publicaremos pronto.

@zitricbox

  1. [getty src=”154904417?et=_iDPQ7m5RqBOrhb4kDePQg&SeoLinks=off&sig=bfjrlY0nmQrAEDlikaDTakwjt8aSshCfa_Q9LvybPfA=” width=”508″ height=”398″]

La locura de Piero Fornasetti en la “Triennale di Milano”

Imagen

Cómo siempre, la visita de amigos de otros países a casa es la oportunidad / pretexto para que mi familia y yo vayamos en plan de turistas a visitar museos y otras ciudades, no significa que en otras circunstancias no lo hagamos, pero hacerle de guía de turistas tiene su encanto. Este fin de semana tuvimos un par de amigos en casa y  era una visita obligada la Triennale di Milano, un foro apto para el arte contemporáneo y para cualquier expresión visual-auditiva y artística. Generalmente se encuentran más de una muestra, exposición o instalación y siempre se sale satisfecho y aunque no es el MOMA es un espacio que recibe grandes artistas, ahí he tenido la oportunidad de ver trabajo de David Linch, Roy Lichtenstein y a Víctor Vasarely (en la sede de Bovisa), todos me dejaron gratamente sorprendida y satisfecha, ahí mismo se manifiestan durante la semana del “Fuorisalone” movimiento paralelo al Salone del Mobile grandes talentos del design italiano y sólo por esto tiene ya todo mi respeto.

Esta última vez no íbamos a ver algo en específico, tuvimos confianza en que encontraríamos algo interesante y así fue, una gran exposición de “Piero Fornasetti | Cento anni di follia pratica” (Piero Fornasetti | Cien años de locura práctica) como homenaje a los 100 años de su nacimiento. No lo conocía, estoy segura que había visto trabajo suyo pero me acuso de ignorancia, no había nunca oído su nombre, fue como “redescubrir algo desconocido”. La exposición tiene un gran trabajo museográfico y la obra de Fornasetti ayuda, porque aunque es repetitivo la gran calidad del su trabajo mitiga la sobresaturación de al menos uno de los grabados que se repite al infinito (la cara de la soprano Lina Cavalieri).

Imagen
Rostro Lina Cavalieri
Foto Nydia Cuevas

Se encuentran en la primera parte de la muestra fotografías de la casa, la familia y el taller, esta última me hizo reflexionar en los grandes cambios (no se si llamarlo avances) que hemos hecho a nivel artístico; el taller de la familia Fornasetti era una gran habitación llena a reventar de herramientas, tintas y mesas de trabajo, para realizar un trabajo visualmente similar en nuestros tiempos (me refiero a los grabados y sus aplicaciones, no a la pintura), probablemente se requeriría una cámara fotográfica o un escáner, una computadora, un programa de manipulación de fotografía y una impresora, obviamente un medio de almacenaje de información, lo demás sería sólo impresión, todo esto cabe en una pequeña habitación o podría ser realizado hasta en un simple desayunador (bastaría solo tener el ingenio, que no es poco).

Imagen
Escritorio y silla
Foto Nydia Cuevas

El punto fuerte es, sin lugar a dudas, aparte del trabajo gráfico seguramente lo es la técnica usada, el grabado de gran calidad. Los temas esotéricos y circenses con toques de la antigua Grecia y Roma lo hacen un estilo particular pero tan armónico que uno de sus principales medios de expresión fueron los muebles, magníficos biombos, bancas, mesas, armarios, infinidad de piezas de fuertes y sólidos colores. Fuertes imágenes de gran impacto actuales y versátiles, a pesar de haber sido realizadas hace más o menos 70 años pueden ser comercializadas en esta epoca en cualquier “souvenir” o en un mueble de colección.

Biombo Rojo
Biombo
Foto Nydia Cuevas
Imagen
Foto Nydia Cuevas
Imagen
Charola con pez globo
Foto Nydia Cuevas

Toda la exposición era como un reflejo de lo mismo en distintos espejos, como si fueran las mismas piezas vistas desde distintos ángulos. En cierto modo es así, mismas imágenes distintas aplicaciones. Ahí mismo hay una cortina que recuerda los viejos espectáculos de circo —casi como si detrás de la cortina estuviera la mujer barbuda— y encontramos una sala con bancas donde se proyecta un video que recalca creativamente en stop motion (o animazione a passo uno —en italiano) las principales obras del Fornasetti viendo el rostro una y otra vez de Lina Cavalieri con múltiples expresiones faciales en platos, paragüeros, charolas y en piezas inimaginables.

Imagen

La recomiendo ampliamente, incluso los niños se divierten, las “escenografías” los hacen sentirse en mundos raros… entre sueños. Y como en todo museo está la tiendita, estas tienditas que odio porque tienen tantas cosas que quiero y que no me compro porque son carísimas. Ahí hay un librote y uno menos grande con imágenes de grabados y fotos del material que pareciera repetirse al infinito, si no lo compran al menos se merece una hojeadita.

La Triennale está promoviendo un concurso de fotografía de la muestra, donde las 3 mejores fotos se llevarán 3 premios. El hashtag es: #LoveFornasetti

La creatividad no la inventó Adobe, pero como ayuda. Aquí algunas alternativas.

No es tan fácil como apretar esc

De la tinta china al tonner

Recuerdo aún como en los primeros semestres en la universidad (en los inicios de los lejanos años 90), la carga de trabajo escolar era muy pesada, entregas y entregas de láminas con figuras geométricas representando ritmo, armonía,  color, escalas de gris, el círculo cromático, el cubo de colores, abstracción, colores primarios, complementarios, bla, bla, bla, etc. usando múltiples técnicas casi medievales con tintas chinas, temperas o acrílicos, pinceles de todos tipos, tiralíneas (de equilibrio precario), estilógrafos con todos sus primos y hermanos, marcos de serigrafía, tintas irritantes, películas recortadas, fotosensibles y demás. Recuerdo las enteras familias tipográficas en pequeñas hojas de papel semi-encerado con letritas adhesivas tan frágiles que había que ser un experto para aplicarlas sin romperlas, estas hojitas, comúnmente llamadas “Mecanorma” —misma que era sólo la marca más común de estos productos— y que nos permitían armar maquetas que representaban lo más cercano a lo que en realidad debería salir al ser impreso y en los casos ya más avanzados —y con mayor conocimiento técnico— incluso la elaboración de originales mecánicos, separaciones de color en camisas de papel albanene o acetatos, con tinta china negra, lápices azules y rojos para marcar las líneas, pegamentos de montaje y cientos y cientos de horas de trabajo.

Por ahí del tercer semestre de la universidad mi vida cambió, conocí por primera vez y de cerca Freehand, Photoshop y PageMaker (de la desaparecida Aldus), seguramente las horas de trabajo no disminuyeron tanto, había pocos equipos y la capacidad de estos era insuficiente así como la lentísima red de la universidad combinada con las impresoras láser más lentas del mundo impedían que pudiese verdaderamente verlo como una ventaja, a veces dormíamos ahí para esperar una sola impresión, pero me gustaba la idea de poder realizar mis ideas en un modo distinto y con otras técnicas. Con los años tuve la oportunidad de comprar un equipo para mi casa y las cosas cambiaron completamente.

Desde entonces y hasta ahora no recuerdo mi vida sin una computadora en casa u oficina, mi primera computadora fue una Quadra 605 de Apple (antes Apple-Macintosh) y sus respectivos programas. Durante mi vida laboral he tenido también que usar PC y el no tan amado Corel Draw, esto me permitió conocer las ventajas y desventajas de ambas plataformas pero también la versatilidad de otros programas.

En los últimos años las alianzas, compras, ventas, uniones y desapariciones de empresas de software y con ellas sus respectivos productos, nos han llevado a la casi monopolización del software gráfico por parte Adobe y sus productos e independientemente de la alta calidad y su verdadera utilidad, un alto número de usuarios de los productos de esta marca consideran muy inferiores los programas y aplicaciones de otras marcas, es como si usar Adobe (y en algunos casos Adobe + Apple) fuera una especie de trampolín al buen diseño e incluso, considero yo, hasta un status symbol dentro del gremio de los comunicadores, diseñadores gráficos, etc.

La proliferación de clouds
Imagen tomada de www.sxc.hu

Alternativas a los programas Adobe a partir del nacimiento de la Creative Cloud

Este año en el mes de junio, Adobe ha decidido desaparecer completamente de sus productos la venta de licencias permanentes para pasar de lleno a la venta de “membresías”  y centrar el uso de todas sus aplicaciones a través de un cloud (Adobe Creative Cloud).  Suena bien y creo que tiene muchas ventajas, es genial no tener que estar al pendiente de las actualizaciones o tener que comprar toda la suite cuando solo se requiere un programa, al mismo tiempo Adobe se está protegiendo en manera sabia de la piratería (eso creo).

Más allá de las porras que le echemos, detrás de todo esto que aparentemente trae solo ventajas hay una marea de desventajas ya la realidad de una gran parte de los usuarios de Adobe no podrá seguir disfrutando de sus aplicaciones. A este respecto se han realizado “movilizaciones” virtuales y peticiones dirigidas a Adobe para “reconsiderar” su decisión, yo al menos encontré una en el sitio www.change.org y que recolecto 40,000 firmas, pero supongo que hay más movimientos del tipo. Honestamente creo que Adobe está en libertad de decidir que vende y como.

Del otro punto de vista creo que Adobe ha tomado una decisión estratégica importante, deshacerse de un cierto grupo de usuarios de bajo perfil económico, los estudiantes y de las empresas con bajo presupuesto. Muchos estudios gráficos, profesionistas independientes o incluso universidades que en muchas ocasiones se ven obligados a conservar una versión vieja de la suite por falta de presupuesto y de este modo seguir trabajando decorosamente hasta poder adquirir una nueva se encontrarán en aprietos. El ahorro en estos casos se hace poco a poco y no puntualmente mes con mes como ellos lo exigen; muchos diseñadores gráficos trabajan en proyectos por meses, a veces sin recibir más que un anticipo (a veces ni eso) y que recibirán el pago final meses después, dudo que Adobe los espere a que le paguen ¿Cierto?, que muchísimos usuarios no podrán, tarde o temprano, seguir actualizando las versiones a menos que actualicen su sistema operativo o bien su equipo por requerimientos técnicos del mismo software y hardware (como por ejemplo una memoria insuficiente). Reitero, creo Adobe ha descartado de su mercado a los profesionistas y empresas que no tienen un poder adquisitivo de un cierto nivel intencionalmente, dudo que sus grandes analistas expertos, asesores o consultores encargados de este cambio no hayan contemplado esta parte del mercado, lo saben y no les interesa.

Por lo anterior y asumiendo que Adobe no cederá ante la presión, creo que la solución para quien lo requiera son otras opciones, así que les presento potenciales alternativas para solucionar la eventual ausencia de las suites Adobe en algunos equipos. Claramente la calidad y la experiencia de los programas de las CS o CC es difícil encontrarla en otros programas, porque Adobe se ha enriquecido de las aplicaciones ya desarrolladas existentes que fue comprando, de los expertos que las crearon y les ha aplicado tiempo y experiencia para mejorarlas… así entonces las opciones son variadas, supongo que el uso de otros programas puede cooperar en el desarrollo de éstos ayudándoles a mejorar poco a poco para llenar los huecos que por ahora siguen abiertos.

Los dividiré en las siguientes categorías, edición y retoque fotográfico, diseño y formación editorial,  ilustración vectorial y bitmap, diseño web, programación y apps, en aplicaciones de pago, gratuitas-open source. Seguramente existen más, pero esto fue lo que encontré:

Edición y retoque fotográfico.

1. Paint Shop: ha sido, según recuerdo, el único competidor de Photoshop aunque nunca tuvo su reputación, lamentablemente solo funciona solo en Windows. Paint Shop contiene 2 versiones una Pro más sencilla y una Ultimate para los profesionales que contiene muchísimas características útiles para el retoque como efectos, filtros y alta calidad e imagen, etc. Corel también posee las versiones de membresía y cloud, pero conserva las opciones de licencias permanentes.

http://www.corel.com/corel/product/index.jsp?pid=prod5130100&cid=catalog20038&segid=10300014

2. Pixelmator: es un programa muy sencillo, tiene un costo muy bajo (aprox 30 USD) No tiene la capacidad de producir archivos en una altísima resolución pero no hay problema si se es un webdesigner, en caso de que se dediquen también a la impresión este programa no es para ustedes, porque no puede manejar fotos en (o convertir a) CMYK.

http://www.pixelmator.com

3. GIMP

Es un programa gratuito open source que se presenta como la competencia de Photoshop. Por obvias razones de tiempo no tuve tiempo ni de descargar ni de hacer pruebas así que no conozco a fondo sus características, pero por lo que muestran en sus especificaciones el programa es compatible con Windows, MacOs y Linux. Aparentemente tiene posibilidades de manejar distintas resoluciones, medios tonos y abrir múltiples formatos gráficos, desde archivos AI hasta un simple JPEG.

http://www.gimpshop.com/graphics/

Diseño y formación editorial.

1. QuarkXpress: Probablemente la única verdadera competencia del famoso InDesign, me atrevo a decir que éste le aprendió mucho al QuarkXpress ya que por sus características se hizo desde sus inicios hasta hoy el preferido de las artes gráficas y en muchas empresas editoriales, sólo en los últimos años InDesign se hizo más popular por su compatibilidad con las otras aplicaciones de Adobe, pero QuarkXpress ha sido siempre una gran alternativa de alta calidad para el diseño editorial.

http://www.quark.com/Products/QuarkXPress/#1

http://www.quark.com/en/

Ilustración vectorial y bitmap

1. Corel Draw: Compatible solo con Windows. Editor de gráficos vectoriales y algunas herramientas para la edición fotográfica.

http://www.corel.com/corel/product/index.jsp?pid=prod4260069

2. Painter: para Windows y Mac, posee una gran cantidad de pinceles, tintas y sustratos con los cuales crear ilustraciones, de gran realismo y calidad. Son compatibles a este programa las tabletas con pluma gráfica.

http://www.corel.com/corel/product/index.jsp?pid=prod5090087&cid=catalog20038&segid=10900020

3. Designer Pro X9: Para Windows únicamente. Permite la ilustración vectorial y se une a otras características haciendo de este programa un equipo completo para ilustrar, editar fotos, DTP e incluso algunas características para apoyar al web design. Es una solución que integra salida a imprenta y a web. Aparentemente podría substituir en modo decoroso Illustrator, existe la versión solo para sistema Windows.

http://www.xara.com/us/designer-pro/features/

4. Inkscape:  Es una aplicación open-source, es un editor de gráficos vectoriales con capacidades similares a Illustrator, Corel Draw o Xara (Designer Pro X9) usa los standards del W3C (World Wide Web Consortium) para el formato SVG (Scalable Vector Graphics), soporta muchas características avanzadas del SVG (markers, clones, alpha blending, etc) Permite editar la dirección de los nodos y se pueden ejecutar complejas órdenes de trazo, bitmaps y más. Al haber una gran comunidad ex-usuario de Illustrator y visto que la interfaz no es similar a éste, se ha desarrollado una especie de glosario para auxiliar a los usuarios de illustrartor al uso del Inkscape.

http://inkscape.org/index.php?lang=en

Diseño Web, programación y apps.

Un verdadero sustituto del dreamweaver creo que por ahora no existen, pero encontré algunas opciones; depende mucho de a qué se dedican y que tanto conocimiento de programación se tiene, puedes simplemente hacer uso de los editores de foto o ilustradores y programar todo en un simple editor de texto, de otro modo están las siguientes opciones:

1. Web Designer y WDPro

Funcionan únicamente en equipos con Windows, tiene un costo aprox entre 50 y 100 dólares respectivamente y permite crear páginas web de modo muy simple, el programa produce automáticamente las páginas de estilo CSS y en cierto modo sugieren no modificarlas porque venden como un plus el WYSIWYG (What You See Is What You Get). Si no le saben a la programación es para ustedes, si ya le saben y les gusta meterle la mano a la programada, es un poco limitado.

http://www.xara.com/us/products/webdesigner/

2. Expresssion Web

Es el programa de Microsoft para el diseño, la edición, el desarrollo y la publicación de sitios web, funciona solo en con sistemas operativos Windows y aparentemente la versión completa es gratis.

http://www.microsoft.com/en-us/download/details.aspx?id=36179

3.  Amaya

Es un programa open source avalado por W3C. Es un editor de código, se pueden crear hojas de estilo CSS y hace de enlace para subir archivos y muchísimas características específicas dedicadas más a un programador que a un diseñador web, pero si algo le sabes a la programación te puede ser útil. Funciona en Windows, Linux y MacOs (Snow Leopard 10.6.8, aún no se ven ajustes para los Mavericks OS)

http://www.w3.org/Amaya/Amaya.html

4.  Quark ofrece una aplicación útil para la conversión simple de archivos inDesign y Quark a html5 para tablets y smartphones.

http://www.appstudio.net/en/

5. También Quark propone la fácil edición y publicación de ciertos layouts de archivos Quark desde un tablet con el DesignPad (útil para la presentación al cliente)

http://www.quark.com/en/Products/DesignPad/

¿Conoces otros? Contáctanos e iremos ampliando la información.

Advertencia. No se hicieron pruebas, tests o se descargaron programas para conocer sus características, estas notas son solo indicativas, sugerencias y no conocemos a fondo el origen de los productores o dueños de las aplicaciones o los sitios que las promueven y promocionan. Este artículo está creado específicamente para informar y dar opciones y opiniones, no tiene ningún fin de lucro y no tiene vínculos de ningún tipo con las marcas o empresas que aquí se mencionan.